domingo, 14 de diciembre de 2014

La Guardia de los Reyes V: Huscarle

Su nombre significa "Hombre Casa". Estos soldados se encargaban de proteger a reyes escandinavos, en todos sus aspectos: en los viajes, en el palacio, en los desfiles y en el campo de batalla. Siempre estaban presentes.

Fue la única unidad militar profesional de escandinavia, pues los ejércitos se componían de levas y milicias. No eran nobles pero tampoco eran siervos, eran hombres libres contratados por un servicio, cuyos contratos eran renovados anualmente. Un huscarle podia dejar la unidad libremente al terminar su contrato. Contaban con un código de lealtad propio, que ellos mismos aplicaban, y no respondían ante nadie excepto al Rey. Sobra decir que el proceso de selección era riguroso, y el entrenamiento que recibían era excepcional.

Su número solía rondar los 2000 efectivos, y se trataba de una unidad de infantería pesada, cuyo equipo principal era el gran hacha danesa.
 
Fragmento del Tapiz de Bayeux, donde aparece un Huscarle junto otro tipo de tropas. La diferencia es más que evidente.

Anterior: La Guardia de los Reyes IV: Guardia Varega.

Siguiente: La Guardia de los Reyes VI: Monteros de Espinosa.

La Guardia de los Reyes IV: Guardia Varega

La guardia Varega, de procedencia nórdica, formó la guardia real de los emperadores Bizantinos durante más de 500 años.

Fue fundada por Basilio II ante la desconfianza de usar tropas nativas de dudosa lealtad, usando un ejercito de 6000 Varegos (Vikingos procedentes de lo que hoy es Ucrania y Bielorrusia). Estas tropas fueron un regalo de su recién aliado, el rey Vikingo Vladimiro I. Tal número se mantuvo siempre, enrolando únicamente personas de origen nórdico.

Solían guardar el palacio y la sala del trono, y estaban presentes siempre junto al Emperador: en desfiles, audiencias, reuniones, etc. Tenían la reputación de tener una lealtad inquebrantable, equiparable a su tendencia a beber alcohol desmesuradamente, y el gran tamaño y ferocidad de los individuos los convertían en una perfecta arma disuasoria. Estaban equipados a la manera vikinga: hachas y espadas enormes y vistosas armaduras de malla o placas, que con el tiempo fueron tomando un deje bizantino.

Ilustración mostrando como pudo ser el aspecto de la Guardia Varega.

Miniatura de las Crónicas de Skilitzis. Puede apreciarse la Guardia Varega con sus hachas.



Anterior: La Guardia de los Reyes III: Scarae y Paladines.

Siguiente: La Guardia de los Reyes V: Huscarle.

La Guardia de los Reyes III: Scarae y Paladines


Los reyes Carolingios y Merovingios poseían una unidad de caballería de élite, los Scarae, como Guardia Real. Venían a ser algo parecidos a la Caballería de Compañeros de Macedonia. La unidad de caballería pesada estaba formada por la nobleza Carolingia/Merovingia, que protegían al emperador tanto en el campo de batalla como en el palacio.

Además de los Scarae, el Emperador  Carlomagno tenía un grupo de guardaespaldas personal formado por 12 hombres: los Paladines. Puede que su existencia no sea real, ya que sabemos de ellos a través de los Cantares de Gesta, como el Cantar de Roldán (el lider de los 12 Paladines). Seguramente estos Cantares idealizaron su figura, asingnándoles cualidades como el heroísmo, guardianes de la fe, y cumplidores de la ley, valores que se han transmitido a la propia palabra "Paladín" y su extendida aparición en juegos de rol.

Roland o Roldán siendo armado por Carlomagno.



Anterior: La Guardia de los Reyes II: Hetairoi.

Siguiente: La Guardia de los Reyes IV: Guardia Varega.

La Guardia de los Reyes II: Hetairoi

También conocidos como Caballería de Compañeros, era una unidad de élite de caballería pesada de macedonia, de la que el propio Alejandro Magno formaba parte. Además hacían de escolta y guardia personal de éste cuando no se encontraban en el campo de batalla.

Mosaico representando la batalla de Issos, donde aparecen los Hetairoi en acción.
 
El nombre "Hetairoi" significa "los que están cerca del Rey". Esta unidad estaba compuesta por amigos, aristócratas, incluso por plebeyos que tenían el favor del propio Rey. Estaban equipados con lo mejor: caballos excepcionales, lanzas largas y espadas largas, y corazas para el jinete y caballo. Estaban organizados por escuadras de unos 200 a 300 hombres. El número de estas escuadras activas variaba dependiendo de la necesidad, y solían proteger los flancos en las batallas.

Dentro de ellos, de los más veteranos y confiables se elegían a los Somatophylakes, siete guardaespaldas personales del rey macedonio, que además solían ejercer puestos administrativos.


Anterior: La Guardia de los Reyes I: Cohorte Pretoriana.

Siguiente: La Guardia de los Reyes III: Scarae y Paladines.

La Guardia de los Reyes I: Cohorte Pretoriana

 A lo largo de la historia, de entre todas las unidades militares de élite, las de más élite han sido las encargadas de la defensa y escolta de los reyes y/o gobernantes de turno. Hay que tener en cuenta que muchos reyes de la antigüedad solían estar presentes en los campos de batalla, y meterse en el barullo a lo heróico (propaganda más bien, porque en realidad, a no ser que las cosas fuesen mal, no creo que su espada se cruzase jamás con otras...). Las unidades de Guardia Real, más que un puñado de guardaespaldas, eran las encargadas de sacarlo de los apuros y protegerlo allá donde fuese, y en algunos casos también protegían a su familia o al aparato de gobierno. Así que en general se trataban de tropas fuertes, experimentadas, aguerridas y que daban mucho miedo.  Para iniciar este apartado vamos a hablar de una de las guardias más famosas de la historia: La Cohorte Pretoriana Romana.

Relieve romano que se encuentra en el museo del Louvre. En él aparecen pretorianos portando sus uniformes de gala y sus escudos ovalados.

 El nombre tiene su origen en las tropas de escolta que acampaban cerca del 'Praetor', la tienda de campaña del general del ejército. Al principio se le llamaban Pretorianos a cualquier unidad que cada general componía (a su manera) como escolta personal, pero poco a poco se fue estandarizando, hasta que el Emperador Cesar Augusto "fundó" oficialmente la Cohorte Pretoriana. Sus componentes eran escogidos entre lo mejor de lo mejor de todas las cohortes de legionarios de todas las provincias, y tenían que pasar pruebas bastante duras para acceder al puesto. Cobraban el doble, tenían más privilegios que el legionario raso, y se licenciaba cuatro años antes (16 años, ante los 20 del legionario). Al principio empezaron siendo solo una cohorte, con aproximadamente 500 efectivos, pero posteriormente su numero se aumentó hasta nueve cohortes, incluso en momentos puntuales llegó a haber 12. Generalmente solo tres de ellas servían en la ciudad, y el resto se mantenían en diferentes puntos del imperio, por si acaso.

Para los desfiles y para las guardias usaban uniformes de gala anacrónicos (los que se usaban en la república). Pero para el combate se equipaban igual que los legionarios (aunque algo me dice que equipo de mejor calidad). En películas e ilustraciones hemos  visto que en sus uniformes eran violetas, pero esto es falso, ya que el violeta era el tinte más caro, y solo lo usaba el emperador (tintar túnicas para los más de 5000 pretorianos sería una locura). Vestían túnicas de lana de color natural, al igual que los demás legionarios, diferenciándose del resto mediante el emblema del escudo y el de su cinturón, que eran un escorpión, el signo zodiacal del emperador Tiberio.

Aunque su papel principal era proteger al Emperador, a su familia y al Imperio, cosa que hacían muy bien y la mayor parte del tiempo, muchos Emperadores fueron asesinados por la propia Guardia durante los más de 300 años que existió, y se vio envuelta en muchas conjuras y golpes de estado debido al poder temible que ostentaban, y justificándose como que hacían lo mejor para el imperio (en plan "este emperador es un inútil o puede hundir el imperio... pues lo eliminamos y ponemos a otro). Pero aparte de eso, el concepto de Guardia Real que tenemos hoy en día proviene de ellos, así que no lo tuvieron que hacer tan mal...



Siguiente: La Guardia de los Reyes II: Hetairoi.

Mahoma y la gata Muezza

Mahoma sentía predilección por los gatos, siempre solía estar rodeado de ellos. Y de todos los gatos que le acompañaban, el más apreciado era una gata blanca con heterocromía  ocular (un ojo marrón y otro azul) llamada Muezza.

La leyenda cuenta que cierto día, mientars el Profeta estaba escribiendo unas notas en su escritorio, Muezza se quedó dormida encima de la manga de su túnica mientras trabajaba. Al rato le avisaron de que se requería su presencia en otro lugar, así que para no molestarla ni despertarla, con unas tijeras cortó el trozo de manga que ocupaba.

Y así acudió a sus otros quehaceres públicos, con la manga de su túnica cortada, que cuando lo vieron los demás se sorprendieron y se preguntaron como alguien tan importante salía a la calle de esa manera. Pero más que dar buena imagen lo que más le importaba era el bienestar de su gata.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Leyendas negras: Conquistadores y Colonizadores españoles

Esta imagen no se de donde sale, pero se puede ver en todos los libros de texto de historia...

Cuando se habla de la conquista y colonización de América, la idea general es que los españoles, destacando Hernán Cortés o Pizarro, entraron arreando en el nuevo mundo, masacrando sistemáticamente a toda población indígena que se iban encontrando. Es cierto que hubieron masacres y se hicieron actos de dudosa ética por parte de los españoles, pero nada es comparable a las masacres realizadas por los conquistadores ingleses. Pero, ¿por qué entonces se sabe tanto de lo "malos" que eran los españoles y lo "buenos" que eran los ingleses? pues por culpa de la Leyenda Negra Española, un conjunto de exageraciones, ocultaciones y tergiversación de la historia difundidas por las potencias contrarias para crear una idea desfavorable y generalizada de un país, en este caso de España.


Grabado del holandés Theodor de Bry que muestra una supuesta quema de nativos por parte de los españoles nada más llegar a tierra. El bueno de Bry se dedicaba a la propaganda antiespañola allá por el 1500.

Pero ya hablaré sobre la Leyenda Negra en otros posts, vamos a ceñirnos al tema de la conquista de América. Para eso voy a tratar las diferencias entre conquista española e inglesa, e intentar asi mostrar como fué todo realmente.

1. LUGAR
Los españoles se expandieron por toda centroamérica y América del sur. Ahí existían muchas civilizaciones desarrolladas (Maya, Azteca, Inca) además de tribus nómadas. Una guerra contra estas civilizaciones (tal como popularmente se cree) hubiese supuesto la aniquilación de las pocas fuerzas coloniales que iban desembarcando irregularmente en el continente (hacer un viaje transatlántico en esa época no era precisamente como coger el ferry melillero). Establecieron comercio con ellos, montaron sus asentamientos cerca o incluso dentro de las ciudades nativas, crearon alianzas para luchar contra otros pueblos de allí (hay que tener en cuenta que, al igual que en Europa, los diferentes pueblos nativos también estaban en guerra entre ellos, sin contar otros colonizadores que iban llegando).

Por el contrario, los ingleses se expandieron por el norte (EEUU y Canadá), donde encontraron tribus, la mayoría nómadas, con un nivel de desarrollo muy bajo en comparación con el sur. Estos colonos aniquilaban y expulsaban a las poblaciones que iban encontrando para colocar ellos sus asentamientos.

Copia de 1890 de dos imagenes aztecas del 1560, donde se muestran a éstos defendiéndose de los Tlaxcalanos, quienes luchan codo con codo con los españoles formando una alianza. Arriba la batalla de Guadalajara en 1522. Abajo, batalla de Tototlán, donde los Tlaxcalanos ya han adoptado las armas españolas.

2.TIEMPO
Los españoles empezaron a colonizar América en el siglo XV. España todavía era una sociedad prácticamente medieval, por lo que el tema religioso era muy importante. Además, la reconquista estaba muy reciente, y muchos consideran la colonización de América como una extensión de la propia reconquista.

Los ingleses llegaron a América a partir del siglo XVII, unos 200 años después que los españoles. Ya habían pasado la ilustración y la reforma, y estaban inmersos en una sociedad capitalista. Irónicamente, aunque contaban mayor desarrollo cultural, trataron a la población nativa de una manera más frívola y cruel.


3.OBJETIVO
Al ser una sociedad medieval, el objetivo de la conquista española era la evangelización y españolización de los nativos (enseñar la religión, costumbres, idioma...). La mayor preocupación de los monarcas españoles era hacer llegar la religión católica a todos estos pueblos, y considerarlos como nuevos súbditos, y favoreciendo así al Cielo. Esto era porque los españoles consideraron a los nativos como personas poseedoras de alma, los cuales se podían adorctrinar.

El objetivo de la conquista inglesa era puramente comercial.  Por lo tanto buscaban obtener el máximo beneficio posible creando rutas comerciales y explotando la tierra sin importar nada más o a quien perjudicaban. No se preocuparon por enseñar costumbres o religión a los nativos, ya que ni siquiera los consideraban como seres humanos. Es más, pensaban que los nativos debían ser exterminados para dejar paso a los ingleses


4. ECONOMÍA
Los colonos españoles basaron su economía sobre todo en la minería, seguido por la agricultura y ganadería. Los nativos eran considerados por los colonos como "mano de obra barata" sin embargo eran personas libres.

La economía de los colonos ingleses se basaba en la agricultura y ganadería. Rápidamente adoptaron la mano de obra esclava para explotar los campos. Al escasear mano de obra que esclavizar en el propio país, por haber sido casi exterminada, fue necesario traer esclavos de África para mantener la economía (iniciándose el Comercio Triangular, pero eso es otro tema).


5. DESARROLLO POSTERIOR
Entre la evangelización, el comercio y la integración, se produjo un mestizaje entre pobladores y colonos, y una fusión entre sus costumbres. Es por eso que en América del sur puede verse como existe un fuerte vínculo cultural entre la actual y las culturas precoloniales.

Los ingleses excluyeron a los nativos de su sociedad. Estos nativos tuvieron que desplazarse constantemente mientras las colonias crecían, y recluyendolos en reservas para que no molestasen al desarrollo, mermando su número hasta casi su desaparición. En la sociedad norteamericana y canadiense actual no existe ningún tipo de vínculo con las culturas precoloniales.